domingo, 21 de octubre de 2012

Cupcakes de naranja con dedicatoria y el motivo por el cual se permite hornear cupcakes a las 21:00 hs.


Hoy, en mi querida Argentina, es un día muy especial: es el Día de la Madre… Entonces, con el permiso de los que me estén leyendo, quiero dedicar este post con receta como un humilde y sencillo regalo desde la distancia a tres Madres que están allá, que son muy importantes para mí y que siempre están presentes en mis pensamientos y en mi corazón: a Mirta (mi  mamita querida), a Irene (mi queridísima suegra) y a Andrea (mi hermanita menor y la madre de mi sobrina).

Qué puedo decir… Son unas mujeres increíbles, y unas madres alucinantes… Cualquier calificativo se quedaría corto para describirlas…

Mirta, mi mami, la mejor madre que podría haber tenido jamás… Mi ejemplo a seguir, todo lo que soy yo como mujer y madre, lo soy gracias a ella, que orgullo ser su hija!!! Una mujer que siempre luchó por sus tres hijas y su única preocupación fue “darnos unos estudios” y enseñarnos todo lo necesario para ser buenas personas, darnos todas las pautas para ser mujeres independientes y unas madres amorosas y responsables… Cuánto te añoro mami!!!! Ojalá algún día pueda volver a abrazarte y a decirte lo muchísimo que te quiero!!!! Te quiero mi mamiiii!!!!

 
Irene, mi suegra, una mujer luchadora como pocas… Cuánto amor he recibido de ella!!! Y qué ejemplo de madre!!! Desde que estamos tan lejos de ella sólo hemos recibido palabras de ánimo, de apoyo y su amor y cariño siempre han estado presentes. Gracias mi queridísima suegra por estar siempre ahí… Mil veces gracias por todo!!!

Andrea, mi hermanita, cuánto has crecido… Su camino no ha sido fácil, para nada, pero ha sabido sortear las dificultades con entereza y poco a poco se ha convertido en una mujer muy madura, segura de sí misma, que sabe lo que quiere y en una madraza. Qué orgullosa estoy de mi hermanita!!! Tus logros son para mí un aliciente, espero que pronto tu vida termine de encaminarse y veas por fin los frutos de tantísimos sacrificios. Te quiero con todo mi corazón, y siempre serás Andreita, mi hermanita pequeña…